La comunidad y el martillo

A veces se adivina en el horizonte una comunidad ideal, perfecta, en la que los problemas han desaparecido y todos los conflictos se han resuelto, o por lo menos eso parece. Los habitantes se consuelan en que nunca hubo comunidad mejor, aunque se ignora si mañana la habrá. Pero el deseo siempre va hacia adelante. No es para él un obstáculo el pasado, al contrario.

La nueva comunidad está hecha para el bien vivir, y tiene tanta intensidad y verdad en su esencia como prolongación tendrá en el tiempo, una eternidad indiscutible. 

En ella todos los cuidados están a la orden del día, nadie es más que nadie, y no hay pérdida sino la que marca el final de la vida, y en absoluto la convivencia. Las personas son para las personas, no para otros entes, más grandes o más pequeños, que no sean la misma comunidad.

Todo está tasado y medido, de tal manera que nunca falta, y lo que sobra, nunca sobra, porque se hace el uso que a todos convenga. 

Esta comunidad es la que los padres, cualesquiera edad que tengan, quieren para sus hijos, y la que los hijos quieren que les leguen sus padres, de manera que esa rueda imperecedera es la que mantiene a la comunidad a través de las generaciones, del tiempo, de la vida incesante.

Nadie puede ignorar que un martillo pueda caer sobre la comunidad, venido de fuera o nacido de su mismo seno. Nadie puede ignorar que la amenaza del martillo es la que hace a la comunidad tal cual es, y que su sueño imperecedero, su supuesta perfección intrínseca, es la manera de postergar la caída del martillo, o de ignorar el destrozo que ha ocasionado.

El ideal no es el lugar al que llegar, sino la razón por la que ir

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s