¡Más vacunas, es la guerra!

Hemos imaginado que la lucha contra la pandemia, o la pandemia misma, era una guerra que se nos ha venido encima. Pero a cada momento queremos salir corriendo, volver de nuevo a los abrazos, a la despreocupación del contacto, pensando que esta guerra no va con nosotros, que nos aburre, que es una guerra rara en la que poco sabemos hacer.

El mundo, por encima de las voces incrédulas sobre la naturaleza de esta pandemia, todas omnímodas pero poco claras, ha resuelto, en tiempo más breve que el habitual, una posible curación como son las vacunas, una posible protección global. El mundo, con el terremoto de la pandemia, parecía que podría cambiar moralmente, quizá para la esperanza, o para la desgracia.
Pero el descubrimiento de las vacunas, aun a pesar de los racimos de muertos a diario, parece haber desatado o recuperado la verdadera guerra, la geopolítica, nunca postergada, tanto en clave externa (económica) como interna (electoral).

En el horizonte se vislumbra, de la mano de la vacuna, la recuperación económica, y todo el mundo quiere llegar a ese paraíso cuanto antes y de la mejor manera posible.

Ignoramos si hay alguien a quien no le importe, en un mundo global, que el resto vaya peor mientras uno va mejor. En cualquier caso, cada uno actúa para que su casa esté libre de peste lo antes posible, mucho más que de pecados.

3 comentarios sobre “¡Más vacunas, es la guerra!

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s