Discapacidad y Holocausto

El título es la tesis. Los orígenes del genocidio nazi, el Holocausto, están en el asesinato sistemático y masivo de seres humanos considerados inferiores: personas con discapacidad en primer lugar, judíos y gitanos de inmediato, todos seres “indignos de la vida”. Esto no es el “prólogo”, sino el “origen”, como matiza Henry Friedlander (1930-2012) en su obra Los orígenes del genocidio Nazi (The University of North Carolina Press, 1995; Ediciones Cinca y CERMI, 2021), por primera vez traducida al español (Borja Folch).

Al mismo tiempo, la base intelectual y moral de estos crímenes está en las ideas y estudios sobre eugenesia, raza y esterilización desarrollados a finales del XIX y principios del XX tanto en EE UU como en Europa. Así, Bauman consideraba que el Holocausto era posibilidad de la modernidad.

La idea de que existen seres humanos débiles y por tanto negativos y por tanto prescindibles la describe Friedlander a través de las razones y el proceso que conducen al exterminio. Individuos cualesquiera convertidos en asesinos no solo por razón de medro. Médicos, burócratas, jueces, como élite de prestigio parapeto de los crímenes. La mentira como forma no tanto de ocultar los crímenes (había poblaciones donde se llegó a conocer el exterminio) como de legitimarlos; en la base, “eutanasia” como eufemismo de asesinato (“uso… plagado de peligros” en el debate actual sobre el suicidio asistido, señala Friedlander), pero proclamado como obra de misericordia y razón de higiene social. Las cámaras de gas y los crematorios en centros sanitarios de distintas ciudades antes, y como modelo, de la “solución final”.

En fin, cómo una supuesta minoría, los “degenerados” en sentido biológico, acaba siendo una mayoría, los degenerados en sentido moral. Dicho de otro modo. Una supuesta minoría es utilizada como chivo expiatorio (víctima y culpable al mismo tiempo) para implicar y dominar a la mayoría. Lectura imprescindible y actual intensa de datos y memoria.

Un comentario sobre “Discapacidad y Holocausto

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s